Conde Libri: el matemático que robaba libros

LibriEl post de hoy es un poco especial. Vamos a hablar de un personaje un bastante desconocido que evidentemente está relacionado con las matemáticas, pero que será recordado por algo que no tiene nada que ver con ellas. Os presento al Conde Libri.

Guglielmo Libri Carucci dalla Sommaja nació en Florencia en el año 1803 y tenía el título de Conde, puesto que pertenecía a una de las familias más influyentes del norte de Italia. En su juventud quiso estudiar Leyes, pero su gran capacidad para el estudio de las matemáticas le llevó a especializarse en esta materia.

Pero nuestro protagonista no ha pasado a la historia por ser un notable matemático, sino porque está considerado como el mayor ladrón de libros de la historia.

Aunque tras acabar sus estudios comenzó a dar clase de física matemática, con el paso de los años llegó a obtener un buen prestigio como investigador y docente que le llevó a impartir clase en la Universidad de la Sorbona en Paris (quizás la más importante de su época).

Aprovechando su estancia en Paris, obtuvo la plaza de secretario de la comisión que catalogaba la colección de manuscritos de la Sorbona, dado que era un gran amante de la lectura. Como podéis imaginar, el valor de dicha colección era incalculable.

Con el tiempo se ha probado que no fue una buena decisión de la universidad elegirlo a él para el puesto. Resulta que Libri padecía una enfermedad llamada “bibliocleptomanía”, la cual crea en las personas que la padecen la necesidad imperiosa de robar libros.
Entonces Libri, en vez de catalogar la colección lo mejor posible, se dedicó a trazar un plan para robarla. Aunque no se conoce con exactitud cuántos libros sustrajo, se sabe que vendió en Inglaterra casi 2000 de ellos, y se estima que su colección personal ascendía a varias decenas de miles.

En 1848 fue descubierto, pero tuvo tiempo suficiente para huir a Inglaterra, lugar en el que tuvo una vida lujosa y tranquila gracias a las ventas anteriormente mencionadas.

Libri falleció en Italia, lugar donde quiso pasar sus últimos momentos, en el año 1869.

Como matemático su investigación se enfocó principalmente en el estudio de la Teoría de Números y también en la resolución de ecuaciones.

Tuvo una buena relación de amistad con personajes tan célebres como Laplace, Fourier o Poisson (a los que conoció en su primera visita a Paris), aunque también se ganó la antipatía de otros como Liouville.

La verdad que el Conde Libri fue un privilegiado por conocer tantos matemáticos que han pasado a la historia por sus resultados.

@JcVirin

Corolario: gracias a mi hermano por presentarme a tan interesante personaje.

No Responses

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies