Los matemáticos también se enamoran

chica trenSentado en un tren que iba a 150Km/h, y que se cruzaría con otro en sentido contrario en un punto X que no quise hallar, la vi.

Estaba sentada tranquila, leyendo “Alicia en el país de las maravillas”. Me dio la impresión de que se sentía identificada con el libro porque era parecida a Alicia: dulce, imaginativa y muy curiosa. No me equivoqué.

Aparentaba tener unos 4!=24 años y realmente no sé si cumplía la proporción áurea, pero su belleza era perfecta. Desprendía un magnetismo muy especial.

Su sonrisa era más bella que la fórmula de Euler, sus ojos color miel casi tan grandes como el conjunto de los números reales y su melena castaña tan larga como el pasillo del Hotel de Hilbert.

Una de las cosas que más me llamó la atención de ella fue su forma de vestir. Llevaba un jersey con dibujos geométricos y una bufanda granate con forma de Banda de Moebius. La verdad que no hacía por ir a la moda como todas las demás, y como no lo necesitaba, ésta no pertenecía a su espacio muestral.

Con lo guapa que es, seguro que estaba acostumbrada a tener satélites a su alrededor intentando conquistarla, probando una y otra vez como los infinitos monos del teorema, pero seguro que era buena encontrando rápido el punto de fuga de esas situaciones, y quitándoselos de encima.

En ese momento sonó su móvil, y tras varios tonos dijo: “Sí, soy Sofía, dime…”.

Se llama Sofía, como mi admirada Sofía Kovalévskaya. ¡Qué nombre tan bonito!
Además pude oír su voz, suave como la curvatura de un coseno y bella como el fractal que crea un copo de nieve cuando cae.

matematicas amorNo sé si estaba enamorado, pero reconozco que en ese momento empecé a ver cardioides por todas partes.

Deseaba más que nada en el mundo hablar con ella. Decirle que, si nos conocemos, nuestro amor sería una función infinitamente creciente; que probara por L´Hôpital que el tiempo que quiero pasar con ella es divergente; que si nos uniéramos en una matriz nuestro rango sería 1; y sobre todo que, si me conoce, esperaba de todo corazón que la aplicación de nuestro amor fuera biyectiva.

Es verdad, para un tipo como yo, amante de las matemáticas y muy normalito, Sofía parecía inalcanzable, como la meta en la Paradoja de Zenón… aunque por suerte, soy admirador de la obra de Cantor.

¿Pero cómo podía hacerlo? ¿Cómo decirle que por ella me aprendería todos los decimales de pi? ¿Cómo decirle que sería capaz de ponerme un sombrero bobo con tal de ver su sonrisa?

Me daba igual saber que tenía probabilidad 0 de enamorarla, porque por lo menos siendo 0 no era imposible. Así que lo iba a intentar. ¡Estaba decidido! Mi plan era hablar con ella y hacerle una proposición para salir a cenar, pero aunque al final iba a decirle “C.Q.D.”, me daba miedo que no se fiara de mi demostración.

Me acerqué a ella y me miró sonriente. Me derretí, porque a un épsilon de distancia era todavía más bella, y con todo el miedo del mundo le hablé:
-Hola, perdona mi indiscreción, ¿te gustan las matemáticas?

@JcVirin

45 Comments

  1. Justo 11 febrero, 2015
    • Jose Carlos Gámez 11 febrero, 2015
      • Javier en Africa 11 febrero, 2015
  2. Alfredo 11 febrero, 2015
  3. Naia 11 febrero, 2015
  4. Viviana Márquez 11 febrero, 2015
  5. Adrián 11 febrero, 2015
  6. Ernesto 12 febrero, 2015
  7. Jose Carlos 12 febrero, 2015
  8. Manuel Enríquez 12 febrero, 2015
  9. Mónica 12 febrero, 2015
  10. Pingback: Los matemáticos también se enamoran 12 febrero, 2015
  11. Merlin Alegria 12 febrero, 2015
  12. Merlin Alegria 12 febrero, 2015
  13. Emigdio 12 febrero, 2015
  14. Shecre 12 febrero, 2015
  15. Jose Carlos Gámez 12 febrero, 2015
  16. Pingback: ¡Bienvenid@s! | palomatica 12 febrero, 2015
  17. Caleb 13 febrero, 2015
  18. leidy camacho 13 febrero, 2015
    • Jose Carlos Gámez 13 febrero, 2015
  19. Teffy 13 febrero, 2015
  20. Sim 13 febrero, 2015
  21. Míriam 14 febrero, 2015
  22. Mijagoras Pascal 16 febrero, 2015
  23. Kerly 16 febrero, 2015
  24. Iván Portilla 16 febrero, 2015
  25. karen Mongui 17 febrero, 2015
  26. salvador 17 febrero, 2015
  27. salvador 17 febrero, 2015
  28. claudio rosales 17 febrero, 2015
  29. Fernando 21 febrero, 2015
  30. Anita 21 febrero, 2015
  31. Jorge 26 febrero, 2015
  32. Patricia 27 febrero, 2015
  33. Ale 15 marzo, 2015
  34. Josep Planas 25 mayo, 2015
  35. rafael enrique padilla rodriguez 3 junio, 2015
  36. Amarashiki 8 agosto, 2015
  37. Jacinto 30 agosto, 2015
  38. Andrea 7 septiembre, 2015
    • Jose Carlos Gámez 7 septiembre, 2015
  39. Gonzaga 24 septiembre, 2015
    • Jose Carlos Gámez 24 septiembre, 2015
  40. Nancy 28 diciembre, 2015
  41. Anita 10 febrero, 2016
    • Jose Carlos Gámez 12 febrero, 2016

Responder a Nancy Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies