Leelavati

LeelavatiSi eres un enamorado de las matemáticas quizás te suene este nombre tan especial, “Leelavati”, ya que desde el año 2010 se entrega un premio con este nombre al matemático que más ha contribuido a la divulgación y enseñanza de las matemáticas. Este galardón se entrega cada cuatro años en el ICM junto a la Medalla Fields y otros premios a distintas modalidades de las matemáticas.

Hace escasos meses se nombró el ganador del año 2014 en Seúl, que fue el matemático argentino Adrián Paenza. Os recomendamos la lectura de su libro “Matemáticas… ¿Estás ahí?”. Merecidísimo el premio.

¿Pero por qué Leelavati? ¿Hubo un matemático que explicaba muy bien matemáticas y se llamaba así? Realmente no, pero el origen del nombre se basa en una leyenda muy bonita.

Bhaskara II fue un matemático indio del siglo XII que tenía una hija llamada Leelavati. Bhaskara estudió el horóscopo de su hija cuando ésta decidió casarse, y predijo que si no mantenía su primera relación sexual en un momento concreto, enviudaría pronto.

En la antigüedad, los indios medían el tiempo con una especie de cilindro que se iba hundiendo mediante un sistema de goteo de agua. La hora deseada sería cuando el cilindro se hundiera completamente.

Bhaskara preparó el reloj de manera que avisara a la hora que se debía de consumar la relación de su hija. Pero Leelavati, muy curiosa ella, inspeccionó el mecanismo con tan mala fortuna que una perla de su ropa cayó y bloqueó la salida del agua. Al perder la noción del tiempo, la relación se consumó en el momento indebido.
Como predijo su padre, Leelavati quedó viuda a los pocos días.

Como estaba muy triste, su padre decidió animarla. Le dijo: “No podrás ser madre (las mujeres hindúes no se podían casar de nuevo), pero serás recordada en futuras generaciones por algo mucho más importante”.
Eso tan importante era un libro sobre matemáticas al que llamó “Leelavati” y que incluía 270 problemas en los que ella era la protagonista.

Leelavati aprendió matemáticas con su libro y así pudo superar la pérdida de su marido.

Es interesante saber que este manual ha sido utilizado como libro de texto durante muchos siglos. De hecho, en India se utilizó hasta bien entrado el siglo XIX para aprender operaciones, ecuaciones, series e incluso geometría.

La verdad que es una historia muy bonita, que sirve para nombrar a un premio maravilloso, y así dar las razón a su padre: Leelavati siempre será recordada por el esfuerzo de acercar las matemáticas a todos.

@JcVirin

2 Comments

  1. July Vitte M 7 noviembre, 2014
    • Jose Carlos Gámez 7 noviembre, 2014
  2. Pingback: Leelavati 11 noviembre, 2014

Responder a Jose Carlos Gámez Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies