La Torre de los Perdigones

torre perdigonesTengo la suerte de vivir en Sevilla, una ciudad maravillosa que está llena de historia, monumentos y lugares que visitar.

Como éste no es un blog sobre turismo, sino de matemáticas, nos vamos a centrar en un edificio que todo sevillano conoce por fuera, pero que su historia, su función y las matemáticas que albergaron sus paredes, son desconocidas para casi todo el mundo. Os presentamos la Torre de los Perdigones.

Esta torre está situada en plena ronda histórica, muy próxima al río y a lo que era la antigua Expo’92. Fue construida en el año 1885 y por su nombre podéis imaginar de forma correcta que formaba parte de una fábrica de balística. Tras cerrar la fábrica en los años 50 del siglo XX, ésta quedó abandonada durante décadas hasta que la torre fue reformada en 1991, y desde 2007 posee en su interior una cámara oscura, que es una forma de ver la ciudad proyectada en una superficie gracias a una conexión de espejos a modo de periscópio.

En esta fábrica se trabajaba principalmente el plomo, y la torre se usaba en exclusiva para la realización de perdigones, que son unas balas pequeñitas de forma esférica.

Estos perdigones se fabricaban de la siguiente manera. Mediante un sistema de poleas se subía el plomo hasta el punto más alto de la torre, que consta de 45 m de altura. Allí se fundía en un horno, y cuando se encontraba en estado liquido se dejaba caer en forma de gotas. Gracias a las numerosas ventanas que posee la torre, el aire entraba dentro y enfriaba esas gotas durante su caída, que finalizaba en un gran depósito de agua que acababa de enfriar los perdigones.

¿Y dónde están las matemáticas aquí?

pompa jabonComo ya hemos comentado en muchas ocasiones en este blog, la naturaleza siempre tiende a minimizar sus recursos al máximo. Entonces cuando una gota cae hacia el suelo empujada únicamente por la fuerza de la gravedad tiende a tomar una forma en la que la superficie de la figura tridimensional que contiene a todo el líquido sea mínima. Y ese cuerpo geométrico no es otro que la esfera.

Por ese mismo motivo las pompas de jabón o de chicle son también esféricas. Gracias a la acción de la naturaleza tienen justamente la forma en la que el aire queda encerrado en una figura cuya superficie es mínima.

Pues bien, mientras las gotas de plomo caían, se enfriaban lo suficiente en el aire como para que al chocar con el agua del tanque éstas no se deformaran y mantuvieran su forma esférica, aunque su interior todavía seguía fundido. Cuando pasaban un rato dentro del agua, todo el plomo se solidificaba y ya estaba el perdigón listo para su comercialización y uso.

Este es un ejemplo curioso y bastante desconocido de uso de las matemáticas donde menos se puede esperar, pero como nunca nos cansaremos de repetir en este blog, todo en la vida contiene matemáticas en su interior.

@JcVirin

2 Comments

  1. Adrian Andrés Muñoz 4 abril, 2016
    • Jose Carlos Gámez 5 abril, 2016

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies